News

Visión de Primera Línea (VPL) sigue siendo el mayor estudio mundial independiente sobre la reducción del riesgo de desastres a nivel local.

 

Es un proceso de monitoreo con visión de futuro que apoya los enfoques de la Reducción del Riesgo de Desastre (RRD) centrados en las personas. Está pensado para apoyar la implementación local del Marco de Sendai para la RRD y otros aspectos de los marcos sostenibles de desarrollo y del cambio climático centrados en las personas.

 

Desde su lanzamiento en el año 2009, la experiencia de VPL ha demostrado que la movilización de las personas en situación de riesgo y actores locales, para que participen en un proceso de monitoreo ascendente, puede aportar un medio excelente que promueva el diálogo, fomente la concienciación, profundice en la comprensión del riesgo y promueva el compromiso de toda la sociedad en el fortalecimiento de la resiliencia.

 

VPL 2019 tiene como objetivo fomentar la inclusión y la colaboración entre los gobiernos, las personas en situación de riesgo y la sociedad civil, las políticas y prácticas para el fortalecimiento de la resiliencia y la reducción del riesgo.

 

Visión de Primera Línea 2019 ofrece una perspectiva ascendente complementaria, sobre los avances a nivel de impacto y de resultados, a la herramienta descendiente de monitoreo de Sendai, de UNISDR. VPL 2019 establecerá una línea de base local y un proceso de monitoreo local para medir el progreso hasta alcanzar un enfoque inclusivo “centrado en las personas” respecto al fortalecimiento de la resiliencia, tal como se fomenta en el MSRRD y en los marcos asociados.

 

De este modo, VPL toma una perspectiva a nivel de los sistemas, que reconoce que diferentes actores tienen responsabilidades diferentes pero relacionadas, en los distintos niveles administrativos. Las entrevistas a nivel local se complementan con preguntas de la encuesta dirigidas a los informantes clave que trabajan en el entorno institucional y político, a nivel subnacional y nacional.

 

Las preguntas sobre el “entorno favorable” están diseñadas para fomentar la concienciación y evaluar el progreso de los factores institucionales más amplios, esenciales para prever la acción local, centrando el foco político en las deficiencias y los problemas que deben abordarse a través de medidas que se refuerzan entre sí, por parte de diferentes actores a diferentes escalas. Todo el proceso está dirigido por los propios actores locales, fortaleciendo su capacidad para monitorear y utilizar la información del riesgo local.

 

VPL 2019 tendrá una duración de 3 años. Los 3 componentes principales de VPL 2019 incluyen lo siguiente: a) la recopilación de datos mediante encuestas; b) la reflexión, que ayuda a analizar las amenazas y los obstáculos a los que se enfrentan las comunidades y a identificar las acciones necesarias para la construcción de la resiliencia; y c) las acciones locales que promuevan el desarrollo de la resiliencia mediante la planificación, la implementación y la influencia sobre las políticas y prácticas a nivel local y nacional.

 

Hábitat para la Humanidad República Dominicana será la organización que implementará dicho proyecto en la República Dominicana en conjunto a siete organizaciones asociadas.

Más de 800 beneficiarios directos y unas 2400 personas impactadas indirectamente en Montecristi. Este es el primer proyecto de ayuda humanitaria enfocado y adaptado a las necesidades de la población envejeciente en las comunidades Palo Verde, Castañuelas y Buen Hombre.

 

Ante los efectos del paso del Huracán Irma y Maria, la Fundación NTD y HelpAge International, con el auspicio de AARP y la colaboración de Hábitat Dominicana, desarrollaron el primer proyecto de Ayuda Humanitaria en Emergencia enfocado a personas envejecientes de la provincia Montecristi. El proyecto se implementó entre los meses de febrero y noviembre, y contó con dos componentes: transferencia de efectivo  y reparación de viviendas.

 

Con un presupuesto ejecutado de 5.6 millones de pesos, 854 personas mayores de 65 años fueron beneficiadas, 7 casas fueron reparadas y una casa fue completamente reconstruida. Este proyecto contó con el apoyo de instituciones como el COE, la Defensa Civil de Montecristi y las distintas federaciones de juntas de vecinos en las localidades donde se implementó el plan.

 

“Hoy cerramos este capítulo, esperando poder encontrar nuevas formas de colaboración con esta región. Esperamos también poder contar con su apoyo para seguir creando conciencia a favor de la inclusión de las personas mayores en la gestión de riesgos” fueron las palabras de  Sandra Aponte, miembro de la Junta Directiva de la Fundación NTD.

 

Previo al acto de clausura, se realizó un recorrido por los trabajos de reconstrucción, liderados por el Ing. Roberto Moronta, Gestor Técnico del Departamento de Servicios Constructivos de Hábitat Dominicana. Durante la misma, las autoridades presentes y los representantes de las organizaciones pudieron constatar los trabajos realizados por Hábitat Dominicana, los cuales corresponden a las necesidades especificas de las personas mayores y tienen un grado mayor de protección estructural ante cualquier fenómeno.

 

El director de la Defensa Civil de Montecristi, el sr. Félix Díaz, destacó el nivel de protección logrado en las viviendas intervenidas, comprometiéndose a difundir esta forma de intervención como la más idónea para estructuras ubicadas en lugares vulnerables a los fenómenos naturales.

 

Cesarina Fabián, Directora Nacional de Hábitat para la Humanidad República Dominicana, afirmó el compromiso de la organización con las familias de bajos ingresos, la inclusión de los envejecientes y discapacitados, “nuestro compromiso es que toda persona tenga un lugar digno para vivir y con este proyecto junto a  la Fundación NTD y HelpAge International damos otro paso para lograr nuestro objetivo”, concluyó.

 

Con este proyecto se marcan pautas de trabajo para una gestión de riesgo más inclusiva donde todas las personas sin importar su condición puedan sentirse seguras y apoyarse en instituciones comprometidas a salvaguardar la seguridad general en eventos de este tipo.

Cementos Argos Dominicana y Hábitat para la Humanidad República Dominicana acordaron mejorar las condiciones de higiene y salubridad, así como el entorno físico de aproximadamente 40 viviendas de familias vulnerables que residen en las comunidades adyacentes al municipio San Gregorio de Nigua, lugar donde opera la empresa cementera.

La alianza se inscribe en el programa “Pisos Saludables”, que desarrolla Cementos Argos de la mano con la comunidad, y mediante la misma serán intervenidas alrededor de 40 viviendas para cambiar el actual piso de tierra o barro por pisos de cemento pulido, lo que redundará en un mayor valor y por ende en un incremento significativo del nivel de calidad de vida de los beneficiados.

El convenio consigna una donación de inversión cerca de RD$2,000,000 millones de parte de Argos, y fue suscrito por Gary De la Rosa, director general de Argos Dominicana, y Cesarina Fabián, directora Nacional de Hábitat Dominicana, en la sede de la empresa cementera.

Con la firma, ambas instituciones se comprometen a sumar voluntades y a establecer sinergias; Cementos Argos aporta los materiales y herramientas necesarios para realizar la construcción, tales como cemento de uso general, arena, grava, malla electro soldada, en tanto que Hábitat Dominicana coordina la intervención del proyecto.

“Más que un proyecto, Pisos Saludables busca desarrollar un modelo de trabajo conjunto entre las compañías, las comunidades y los gobiernos locales, para mejorar el entorno físico de las viviendas y a su vez ofrecer mejores condiciones de higiene y salubridad para familias de nuestras comunidades de interés”, señaló De La Rosa, al valorar la iniciativa.

Observó que los pisos en tierra o barro pueden ser criaderos de insectos, parásitos, virus y bacterias que afectan la salud, especialmente la de los niños por su contacto constante con esta superficie

“De hecho, en Cementos Argos venimos implementando exitosamente de manera transversal este proyecto en los países en los cuales la compañía tiene presencia, tales como Honduras, Panamá, Colombia y otros”, particularmente porque se convierte en un motor de arranque para que se animen a seguir mejorando sus viviendas”, resaltó.

Las comunidades beneficiadas son Hato Viejo, La Canela, Boca de Nigua, Los Cajuiles y Malpaez, y Cementos Argos aportará la mano de obra calificada para el desarrollo del proyecto y el acompañamiento de la obra, mientras que la comunidad y la familia beneficiada colaborará con la mano de obra no calificada.

“Estamos muy contentos con esta alianza junto Argos Dominicana, es un paso más que damos para construir fuerza, estabilidad y autosuficiencia. Cada vivienda les brinda a las familias la oportunidad de valerse por sí mismas”. Agregó Cesarina Fabián.

De acuerdo a un estudio del Banco Mundial (2007), la sustitución de pisos de tierra por pisos de concreto conduce a la reducción del 78% de las infecciones parasitarias, 49% de los padecimientos de diarrea y 81% de la anemia, además de propiciar una mejora del 36 al 96% en el desarrollo cognitivo de los niños aumentando la satisfacción y dignidad de las familias.

Santo Domingo. El Club Atlético Licey y Hábitat Dominicana unirán esfuerzos a través de la recaudación de fondos en el juego del martes 30 de octubre en el Estadio Quisqueya. Con lo recaudado se beneficiará una familia de bajos ingresos del proyecto Construyendo Esperanza Paso a Paso.

El Licey junto a su capitán Emilio Bonifacio, y la organización Hábitat Dominicana crean alianza para la construcción de una nueva vivienda en Los Alcarrizos y mejorar las condiciones de vida de la familia de Josefina, permitiéndole tener un lugar digno para vivir.

“Me siento bastante agradecido de Hábitat Dominicana y El Licey que podemos darle una ayuda a gente que en verdad lo necesita, a veces uno se queja por cosas materiales que no tienen el significado que se merecen. Estas son cosas que en este país se deben copiar, deberíamos ayudar a quienes mas lo necesitan”, dijo Bonifacio.

Josefina vive en la comunidad de El Tamarindo en Los Alcarrizos, sus condiciones de vida son desfavorables, su casa es de madera reciclada y zinc y ambos materiales se encuentran en deterioro.

“Mucha gente dice que el tiempo de Dios es perfecto sin experimentar lo que usted está pasando, ahora usted se da cuenta que Dios obra en su tiempo y no en el de nosotros. Tenemos que sentirnos agradecidos porque Dios obra”, añadió el pelotero al visitar la casa de Josefina.

Cesarina Fabián, Directora de la organización, aseguró que esta familia necesita más que una reparación, es por esta razón que una vivienda completa es lo ideal para ellos para construir fuerza, estabilidad y autosuficiencia.

Los tres grandes huracanes de 2017, Harvey, Irma y María, causaron devastación y pérdidas económicas muy superiores a temporadas ciclónicas anteriores, que el Banco Mundial ha estimado entre los USD$500 y 1000 millones al año, impactando negativamente a los habitantes de varias islas del Caribe.

 

La vivienda es un recurso muy vulnerable a estos desastres climatológicos que, además, han venido en aumento debido al cambio climático. Lamentablemente, son las personas que viven en los lugares con mayor pobreza, quienes suelen verse más perjudicadas. El costo de reparar o incluso reconstruir las casas afectadas por un desastre es altísimo.  De hecho, son los programas de reconstrucción de alojamientos, uno de los mayores costos a los que se enfrentan los gobiernos y agencias humanitarias para apoyar a las comunidades a recuperarse luego de un desastre.

 

Aun cuando en nuestros países existen códigos de construcción y hasta conocimientos empíricos sobre cómo mejorar la calidad constructiva de las viviendas, Hábitat para la Humanidad Internacional (HFHI) se ha encontrado con el desafío de que esos conocimientos técnicos no se han transmitido adecuadamente a las comunidades vulnerables. Los motivos pueden ser varios: la información técnica disponible no está integrada en los planes de estudio de las profesiones relacionadas con la construcción, ésta es de difícil comprensión para personal no cualificado o, ni siquiera ha sido difundida.

Hábitat construye conocimiento

Hábitat cree que cada persona merece un lugar digno y seguro para vivir y está fuertemente comprometida en conseguir que las familias alcancen la fuerza, la estabilidad y la autosuficiencia que necesitan para construir una vida mejor para sí mismas. Es por eso, que reconoce la necesidad de transmitir conocimientos sobre construcción resistente a las familias que habitan en comunidades vulnerables.

 

Aun cuando esta información no es fácil de transmitir, pues es muy técnica; en 2015, Hábitat comenzó un proyecto sobre reducción de riesgo de desastres en Jamaica, basado en el componente de vivienda segura. En esta oportunidad, se elaboró material formativo adecuado para las personas de la comunidad, con pocos textos y muchos esquemas y dibujos. La guía estaba basada en información existente en el país y en la región, aunque actualizada con experiencias obtenidas de otras regiones del mundo, también propensas a ciclones o tifones.

 

En la actualidad, la organización reconoce que el primer paso para transmitir la información a las comunidades, es que los constructores locales se formen adecuadamente. Para ello, Hábitat ha desarrollado un paquete específico basado en la guía. En este programa, los asistentes aprenden de un modo fácil los nuevos conceptos, ya que está basado en la teoría de la pirámide del aprendizaje, que concluye que el mejor modo de aprender, es poniendo en práctica lo aprendido.

 

En todas las sesiones de capacitación y sensibilización, Hábitat favorece la participación de hombres y mujeres, estableciendo cupos mínimos e intentando resolver ciertas necesidades especiales ligadas al rol reproductivo de la mujer, por ejemplo, el cuidado de sus hijos durante las horas lectivas.

 

¿Cómo enseñar a construir con resistencia?

La guía- recientemente actualizada-, ofrece información relevante sobre construcción resiliente, a través de esquemas, dibujos y textos breves. Información 100% adaptada al modo de construir local, considerando tanto culturas locales de construcción, como los respectivos reglamentos nacionales. La guía pretende ser una compilación de recomendaciones, no un reglamento.

 

La organización implementa la metodología Enfoque Participativo para la Sensibilización sobre Alojamiento y Asentamientos Seguros (PASSA, por sus siglas en inglés), basada en la propia capacidad de la comunidad para identificar sus problemas y resolverlos, considerando sus propias experiencias y conocimientos previos.

 

No obstante, está probando nuevos métodos de enseñanza como:

  • Casas modelos: a través de mano de obra local, se ponen en práctica todas las recomendaciones técnicas para reconstrucción o refuerzo mostradas en la guía y una vez terminadas las obras, se invita a los miembros de la comunidad a que visiten las casas, acompañadas de personas que explican las técnicas aplicadas.
  • Aprender evaluando: sesiones de medio día, dirigidas a personas de la comunidad sin conocimientos técnicos previos. Utiliza una sencilla herramienta de evaluación con la que los participantes evalúan casas reales (algunas mal construidas y otras bien), consiguiendo un gran éxito de comprensión de los conceptos enseñados.
  • Medios masivos: a través de la radio, se diseminan los mensajes clave contenidos en la guía. Y como cada vez más, la gente utiliza teléfonos inteligentes y redes sociales, también se acaba de producir una versión reducida de la guía, adaptada al formato de redes sociales, con infografías y videos.

 

Esta estrategia de divulgación de conocimientos se basa en experiencias de otros países y de diferentes organizaciones. Cuenta con el seguimiento continuo de Hábitat en la región, por lo que está en constante evolución. Este esfuerzo pretende reducir los impactos de los desastres en el Caribe de un modo eficiente, en especial en el componente de vivienda. Es la intención de Hábitat ofrecer su experiencia y conocimientos en el Caribe a los gobiernos de la región, organizaciones humanitarias, academia y sociedad civil, con el fin de que entre todos podamos reducir la vulnerabilidad de la región y con ello, las importantes pérdidas económicas producidas por los desastres.

 

La guía, inicialmente creada en Jamaica, se compartió con otros países del Caribe donde Hábitat tiene presencia, y se confirmó que las recomendaciones dadas en ella eran pertinentes en otros países de la región. Actualmente, hay versiones de la guía en inglés para Jamaica y Mancomunidad de Dominica, y en español para República Dominicana y Puerto Rico.

La Asociación de Hoteles La Romana Bayahíbe (AHRB) y Hábitat para la Humanidad RD firmaron un acuerdo de colaboración para sumar esfuerzos en beneficio del destino La Romana y su desarrollo sostenible.

 

El acuerdo fue firmado por Andrés Fernández, presidente de la AHRB y por Cesarina Fabián, directora nacional de Hábitat, tiene como objetivo promover el buen uso de los recursos naturales y garantizar aspectos básicos como seguridad, acceso a viviendas dignas, la desigualdad económica, el consumo sostenible, entre otras prioridades.

 

Fernández, explicó, que la Asociación que dirige, mediante esta alianza busca contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible del Programa de las Naciones Unidad (PNUD) para mejorar la calidad de vida, de manera sostenible, para las generaciones futuras de la zona.

 

“Cada familia juega un papel en la construcción de una mejor comunidad, es por ello que con esta unión buscamos que más dominicanos y dominicanas puedan construir fuerza, estabilidad y autosuficiencia”, añadió  Fabián.

 

Recordado el paso hace un año de los huracanes, Hábitat Dominicana construye estabilidad para familias dominicanas.

Tras un año del paso de los huracanes Irma y María Hábitat para la Humanidad República Dominicana ha intervenido constructivamente más de 200 viviendas de familias dominicanas afectadas por los daños ocasionados en la temporada ciclónica del año pasado.

Catalogados como los más poderosos de la década, los huracanes Irma & María ocasionaron grandes daños a familias dominicanas en gran parte de las zonas norte y este del país. Hábitat Dominicana en alianza con otras organizaciones, empresas e individuos que se sumaron, dio solución a estos daños ejecutando una estrategia de “respuesta a emergencias” dividida en dos etapas: la primera, repartición de 800 kits de emergencia para reparaciones inmediatas en las zonas más vulnerables.

La segunda etapa se inició con el proceso de recuperación compuesto por la intervención constructiva en la que 302 familias con daños en sus viviendas fueron servidas con reparaciones o mejoramientos de muros de madera o block, techos de zinc, pisos de hormigón, instalaciones eléctricas y sanitarias, obras de mitigación y la construcción de nuevas viviendas.

Los Kits de emergencia fueron implementados por primera vez en el país como una iniciativa de Hábitat Dominicana y Shelter Box en la que se le entregaba a la familia herramientas y materiales que permiten reparar muros, techo o construir un alojamiento temporal utilizando materiales reciclados de la vivienda afectada, adicional se capacitó a los beneficiarios para el uso correcto de estos materiales.

 

San Juan de la Maguana, R.D., Hábitat para la Humanidad República Dominicana junto a sus
aliados Banco Ademi y FUNDASEP/Protecho trabajan para minimizar las condiciones de
vulnerabilidad de familias de bajos ingresos de las provincias San Juan de la Maguana y Azua,
mejorando sus condiciones y brindando apoyo a través de un micro crédito con tasa preferencial
para la construcción de una vivienda con hasta 10 años para pagar.

Este proyecto inició en el 2011 y hasta la fecha se han construido 78 viviendas de las cuales (74)
pertenecen a San Juan de la Maguana y (4) a Azua.

La organización tiene dos tipos de modelos de casas completas: prefabricadas y de block,
llamadas casa Hábitat. Las casas prefabricadas cuentan con 3 modelos, de 35mts² distribuida en 2
habitaciones, sala, comedor, cocina, 1 baño y galería; 48mts² distribuida en 3 habitaciones, sala,
comedor, cocina, 1 baño y galería; 63mts² distribuida en 3 habitaciones, sala, comedor, cocina, 2
baños y galería, todos los modelos cuentan con pintura, techo de zinc, ventanas de aluminio y
puertas metálicas.

Las casas de block de Hábitat son violinadas desde 45mts² a 61mts², distribuidas en 2 y 3
habitaciones, cocina, sala, comedor, 1 baño, puertas en poli metal, piso de hormigón pulido, techo
de hormigón a dos aguas pañetado en yeso, separaciones de muros interiores de sheetrock,
ventanas de aluminio en celosías y área de lavado exterior.

Para las familias optar por este proyecto es indispensable que sean propietarios/as de un solar,
acercándose a un oficial de Banco Ademi o directamente a FUNDASEP pueden planificar la visita
de un ingeniero de Hábitat Dominicana que le brindará de forma gratuita la dirección técnica
constructiva para la elaboración de una de las casas que brinda el proyecto.

El beneficiario/a cuenta con una tasa preferencial de 17% anual fija que corresponde a 1.4%
mensual. Banco Ademi otorgará el crédito y Hábitat Dominicana construirá las viviendas.
San Juan de la Maguana ocupa el tercer lugar en las provincias con mayor porcentaje de hogares
en pobreza extrema con 29.2% de hogares viviendo en condiciones desfavorables ya que los
materiales de construcción son muy caros y la población de bajos ingresos no pueden acceder al
sistema financiero tradicional.

La mayoría de las soluciones de vivienda disponibles para las familias son casas alquiladas que
están en muy mal estado y no son accesibles, otros tipos de casas que se encuentran en las áreas
suburbanas y otras en zonas rurales que se construyen con “tejamanil”, una mezcla con materiales
no constructivos y por el tiempo que tarda en ser reparado, periódicamente las casas se deterioran
con facilidad.

  • 1
  • 2

Categorias

¿CREES QUE TODOS MERECEMOS UNA VIVIENDA ADECUADA Y SALUDABLE?